Un pabellón al sabor salvadoreño

0
80
Foto de Ovidio Bautista. Un fin de semana familiar con mucho color y alegría.

El color y el sabor de El Salvador fue visible y saboreable el pasado fin de semana en el Festival Pueblos Vivos celebrado en el CIFCO. Artesanos de muchos pueblos se reunieron en un solo pabellón para mostrar sus tradiciones.

Por Ovidio Bautista

Todos disfrutamos al conocer nuestro país, degustar nuestra variedad gastronómica, ver la creación artesanal de productos y las costumbres que sólo podemos observar en ciertos pueblos que adoptaron esas tradiciones desde sus antepasados, y las siguen realizando para mantenerlas vivas. Esto ofreció el Festival Pueblos Vivos el pasado fin de semana, en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO); concentrando una gran cantidad de expresiones pueblerinas en un mismo salón.

El festival estuvo ambientado con música, carteles en cada stand que identificaba a los diferentes pueblos; flores y un ambiente familiar. Así fueron recibidas las personas que entraban gratis al evento. Cada uno buscaba aquello que le llamara más la atención. En algunos casos, fue el color y el arte que representa a ciertos pueblos, para otros fue la comida y su proceso artesanal.

Pueblos Vivos en CIFCO
Foto de Oviidio Bautista. Cada pueblo presentó parte de su identidad en Pueblos Vivos.

Erick Jiménez, un emprendedor participante del festival, llegó con una de las tradiciones comestibles más dulces y atractivas de nuestro mercado local: los chocolates artesanales. Jiménez comenta que el apoyo a esta tradición pasa porque le demos importancia al consumo de nuestros propios productos. “Nos enteramos de este festival en los medios de comunicación, aprovechando que era una actividad de Pueblos Vivos. Nuestro producto se conoce en todos los pueblos y su proceso es 100% artesanal”, comentó.

Así como el chocolate casero, hubo muchos productos para degustar o disfrutar desde su creación; Por ello fue un espacio de sano entretenimiento para toda la familia, como lo menciona Michelle Pérez, quien llegó al evento para deleitarse con todo lo que había en él. “Me parece excelente este evento, porque a veces no conocemos nuestra propia cultura. Aquí nos damos cuenta que hay muchos pueblos donde podemos llegar a visitarlos”, comentó Michelle.

Foto de Ovidio Bautista. Un espacio de sano esparcimiento familiar lleno de colorido y sabor.
Foto de Ovidio Bautista. Un espacio de sano esparcimiento familiar lleno de colorido y sabor.

El talento musical nacional también se hizo presente, con la interpretación de los clásicos ritmos de cumbia que tienen representación nostálgica en nuestras celebraciones. Se puede decir que lo más típico en nuestro país, estuvo en este festival, un fin de semana de mucho color y alegría, cuyo final estuvo coronado con fuegos artificiales que iluminaron el cielo de San Salvador, gritando la alegría del evento y el orgullo de nuestras raíces salvadoreñas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta