¿Por qué marchan los estudiantes cada 30 de julio?

0
188
Inicia la marcha en memoria de la masacre de 1975 con el fin de reivindicar la autonomía universitaria. Foto por: Michelle Mangandy

En conmemoración de la masacre estudiantil de 1975, el domingo 30 de julio estudiantes y ciudadanos marcharon desde el portón de la Facultad de Ciencias y Humanidades de la Universidad de El Salvador (UES) hasta el cruce de la 25 Av. Norte con la Alameda Juan Pablo II, donde fue perpetrada la masacre.

Por Moises Fuentes y Paola López

La masacre fue cometida hace 42 años, cuando varios estudiantes protestaron contra la ocupación del Centro Universitario de Occidente y otras faltas a los derechos humanos por parte del Gobierno. En consecuencia, agentes policiales atacaron con metrallas y tanquetas a los manifestantes, cobrando la vida de un número desconocido de personas.

Esta es la razón por la que los estudiantes universitarios organizan cada año una réplica de la marcha y así recordar al país la tragedia que alguna vez sufrieron, y que todavía no ha sido investigada.

El integrante de Círculos Juveniles, José Nolasco, dijo que “en ese momento el país vivía un contexto de mucha represión, donde el movimiento estudiantil se estaba expresando también para buscar construir una mejor sociedad, una sociedad con democracia, con justicia social y el Gobierno de ese momento o los militares salieron a reprimirla”.

Nolasco agregó que es parte de la memoria histórica y que, como jóvenes, deben reivindicar esa lucha. Para él, muchas de las razones por las que se manifestaron los estudiantes en aquel momento siguen vigentes, aunque exista una coyuntura diferente.

“Ahora podemos expresarnos libremente y hacer esta marcha y ya no son reprimidos los movimiento sociales, los movimientos estudiantiles como en aquella época; pero eso es parte del legado que debemos de reivindicar la juventud”, concluyó Nolasco.

El integrante de la Unidad Estudiantil y de la Asociación de Estudiantes de Periodismo William Gómez, comentó que es necesario que retomemos el papel protagónico en la agenda nacional.

Por ejemplo, el tema de la Sala de lo Constitucional y su intento de desestabilizar al Gobierno; la solidaridad internacional; y la solidaridad con el movimiento estudiantil universitario de Honduras, que está siendo agredido y reprimido por parte del gobierno de turno y las autoridades universitarias, entre otros temas.

“No solamente recordarlo como un hecho histórico y decir ‘pobrecitos los que entregaron su vida en aquel momento’, sino retomar sus luchas, retomar sus ideales, retomar sus convicciones y ponernos manos a la obra, organizarnos y luchar en la calle y en los espacios que sean necesarios para construir esa sociedad por la que ellos murieron”, dijo Gómez.

No solo se recuerda la masacre sino tambien la protesta que aun sigue vigente. Foto por: Michelle Mangandy
No sólo se recuerda la masacre sino también la protesta que aun sigue vigente. Foto por: Michelle Mangandy

La estudiante egresada de Literatura de la UES Francisca Alfaro expresó: “Creo que una persona consciente, que ha estudiado en la Universidad de El Salvador, sabe que esta marcha a lo mejor no cambie algo de nuestra realidad, pero sí tiene un significado para la cultura estudiantil y es el de no perder la memoria y no perder el rumbo histórico que debería tener nuestra Universidad”.

A pesar de la memoria que se quiere tener de los caídos en la masacre, también se recuerda el valor de la opinión sin represión. Sin embargo, “aun así creo que todavía hay una gran deuda”, opinó Gómez.

“Te pongo el caso: la Universidad de El Salvador tiene alrededor de 55 mil estudiantes. En esta actividad podés ver un máximo de dos mil estudiantes. Es decir, falta que haya un alto nivel de concientización sobre la importancia de esta fecha y también tener claridad cómo lo podemos traer a cuenta”, concluyó.

No hay comentarios

Dejar una respuesta