“Noviembre sin rosas”, una representación de la memoria

0
272
Foto de Luis Mejía. "La presentación ha estado cargada de muchas figuras y de mucha poesía. Creo que es un modo de representar una situación que nos pone en en el contexto actual de manera más intensa y profunda, que toca el interior": José María Tojeira.

El teatro es poesía que se sale del libro para hacerse humana“, escribió el poeta y dramaturgo español Federico García Lorca. Eso quedó evidenciado en la obra que los estudiantes de Dramática presentaron el viernes 01 de diciembre en el anfiteatro del Auditorium Ignacio Ellacuría de la UCA.

Por Doris Rosales

“Noviembre sin rosas” es el nombre de la pieza de teatro que fue presentada en las instalaciones de la Universidad Centroamericana ¨José Simeón Cañas¨ (UCA). La temática de la obra gira en torno al asesinato de los  padres jesuitas perpetrado en noviembre de 1989. La puesta en escena fue organizada por la cátedra de Dramática, de la Licenciatura en Comunicación Social.

Según Paola Lorenzana, directora de la obra, el primer objetivo de la muestra era que los alumnos pudieran conectar sus historias y dolores propios al momento histórico de los mártires jesuitas. ¨Yo no quería que fuera un proceso guiado por mí en el que ellos estuvieran alejados de sus  experiencias. Por eso me pareció adecuado utilizar la cátedra para conectar sus propias  memorias a la dramaturgia, poniéndolo en el contexto de los mártires. Para todo esto creé un guion previo, ya sabiendo lo que quería al final, y comencé con el proceso de sus búsquedas interiores, provocando un proceso experiencial de conexiones¨, explicó.

Foto de Camila Ventoza. "Me pareció adecuado utilizar la cátedra para conectar sus propias  memorias a la dramaturgia, poniendolo en el contexto de los mártires": Paola Lorenzana, directora de la obra.
Foto de Camila Ventoza. “Me pareció adecuado utilizar la cátedra para conectar sus propias memorias a la dramaturgia, poniéndolo en el contexto de los mártires”: Paola Lorenzana, directora de la obra.

Laura Flores, alumna de la cátedra de Dramática, afirma que la presentación, si bien está basada en una historia, no responde a un orden cronológico de cómo sucedieron los hechos. La obra más bien responde a unos elementos que es difícil plasmar, incluso en los libros, como las emociones, los sentimiento, el dolor que todavía queda en la gente que vivió ese momento.

¨Como inspiración utilizamos ¨Noviembre¨, que es una novela de Jorge Galán en la que se narran los hechos previos y posteriores a la masacre de los padres. La utilizamos sobre todo para construir personajes. En esto hay algo muy interesante, y es que nuestros personajes son colectivos, por ejemplo la representación de Elba y Celina la realizaba un grupo de nueve personas¨, dijo Flores.

Previo a la obra se realizó un conversatorio, llamado “El arte de hablar sin palabras”, con el que se pretendía dar contexto a lo que se podría apreciar en la muestra de cátedra. ¨Por eso el tema de todos los elementos que están relacionados a la obra gira en torno al cuerpo y  al espacio escénico convencional y no convencional, y no necesariamente a las palabras. Nosotros creemos que estos pueden ser lenguajes mucho más fuertes para conectar con las experiencias de los actores, actrices y el público¨, afirma Lorenzana.  

Foto de Doris Rosales. La obra fue inspirada en ¨Noviembre¨, una novela de Jorge Galán en la que se narran los hechos previos y posteriores a la masacre de los jesuitas.
Foto de Luis Mejía. La obra fue inspirada en ¨Noviembre¨, una novela de Jorge Galán, en la que se narran los hechos previos y posteriores a la masacre de los jesuitas.

A la presentación de la pieza escénica asistieron autoridades de la Universidad, como el Padre José María Tojeira, director del Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA). Él expresó que la obra le ¨ha parecido muy bonita. Ha sido una excelente forma de actualizar aquello que sucedió hace muchos años. Esto, de manera muy sencilla, casi sin palabras. La presentación ha estado cargada de muchas figuras y de mucha poesía. Creo que es un modo de representar una situación que nos pone en en el contexto actual de manera más intensa y profunda, que toca el interior. No tiene necesidad de estar colmada de sangre, de tiros, sino del recuerdo de unas personas que viven en otros ámbitos ahora, que son el de la fe y del reino de Dios¨.

El Padre Manuel Cubías, jefe del departamento de Comunicaciones y Cultura de la UCA, también expresó su agrado por la obra, pues consideró que el adjetivo que mejor podría calificarla es la idea de ¨espeso¨, ya que  es algo muy cargado de mucha emotividad, pero al mismo tiempo con mucha historia y memoria. ¨Eso la convierte en algo  bastante valioso, por la forma en la que se recuperó el pasado y sus costumbres. Y más que papeles, se puede ver la representación de los modos de actuar de nuestros mártires¨, concluyó.             

No hay comentarios

Dejar una respuesta