No discrimines, indio

0
189
Imagen con licencia Creative Commons.

Por Paola López

América Latina trata a sus indios como las grandes potencias tratan a América Latina.” (Galeano, 1992)

Muchos de los temas que el presidente estadounidense Donald Trump aborda se han vuelto virales y de relevancia internacional. Su polémica figura ha provocado que los casos “ocultos” de discriminación ahora se expongan a la luz pública. Asimismo, los medios salvadoreños han dado gran importancia a las expresiones del mandatario estadounidense. Dado que critican abiertamente los comentarios discriminativos que hace este personaje hacia los latinos.

Medios de alcance mundial como CNN publican constantemente videos de personas insultando públicamente a empleados latinos o residentes hispanos. Haciendo parecer que este tipo de comportamiento es relativamente nuevo y nunca antes visto. De la misma forma en El Salvador, El Diario de Hoy publicó, “El presidente estadounidense, Donald Trump, llamó “shithole” (agujeros de mierda) a El Salvador, Haití y varios países africanos”, exaltando el comportamiento inaceptable de los “gringos”, pero sin comentar sobre la sociedad clasista y discriminativa que hay en El Salvador.

He escuchado casos de empleadas domésticas que narran el maltrato de sus patronas, vigilantes que se quedan esperando el saludo de sus superiores, deportados que no encuentran un trabajo digno por su condición, miembros de la comunidad LGBT que no son tomados en cuenta, etc. “Me gritaba y regañaba, a veces. Me insultaba hasta que me hizo llorar…y me dijo de aquí no pasas…”. Este es el caso de Patricia, empleada doméstica, contando como su expatrona no le permitió despedirse de la anciana que cuidaba con tanto cariño.

Por un lado, critico la ola de odio que el presidente estadounidense ha incrementado y aplaudo a nuestros medios por darle importancia desde la crítica. Pero por otro lado, les cuestiono por qué no han cuestionado ese mismo comportamiento en nuestra gente. Me atrevo a decir que todos reconocen lo estereotipada y estigmatizada que está nuestra sociedad, pero por qué no discutimos o hacemos algo al respecto.

En fin, sí, la potencia del norte y su líder no paran de insultar a nuestra gente, diciéndonos recientemente “animales”, y los medios no se cansarán de gritar a todo pulmón lo injusto que es. Mas no sigamos ignorando que el problema también está presente en nuestro El Salvador.

No hay comentarios

Dejar una respuesta