Las flores de la madre Orbelina

0
140
Hablar de flores en el mercado San Miguelito es hablar de Orbelina Martínez Garay, una mujer emprendedora que supo forjar su futuro desde hace 50 años.

Desde 1983 la Asamblea Constituyente de la República de El Salvador emitió el Decreto Legislativo número 205, por el cual cada 10 de mayo se celebra el Día de la Madre. En la gran mayoría de hogares salvadoreños, este día se celebra felicitando a la madre desde muy temprano, con flores, un almuerzos, actos artísticos, rifas y otras muestras de cariño como tributo especial de reconocimiento y admiración.

Texto y fotos de Diana García

En el puesto número 978 del Mercado San Miguelito de San Salvador se encuentra Orbelina Martínez Garay, una mujer de 79 años que ha dedicado más de 50 años a vender en este mercado. “Mi primer venta fue comida cacera”, dice Orbelina.

Orbelina es una madre emprendedora. Llegó al mercado vendiendo comida ambulante y ahora administra siete puestos de venta. /Foto de Diana García.
Orbelina es una madre emprendedora. Llegó al mercado vendiendo comida ambulante y ahora administra siete puestos de venta.

Inicialmente Orbelina vendía comida ambulante en los alrededores del San Miguelito, hubo personas que le pedían fiado y después de meses la deuda se les acumulaba tanto que ya no podían pagar. En una ocasión, una de las deudoras le ofreció dos puestos dentro del mercado en pago por la comida, a cambio Orbelina debía pagar la mora del impuesto municipal que la entonces dueña tenía con la administración del mercado. Sin dudarlo, Orbelina aceptó el trato.

Orbelina ahora vende flores naturales y artificiales en el San Miguelito./ Foto de Diana García.
Orbelina ahora ha ampliado su negocio al comercio de flores naturales y artificiales en el San Miguelito.

Orbelina Martínez, originaria de La Libertad, dio el primer paso para crear un pequeño imperio de locales dentro del Mercado San Miguelito. Su fuerte era la comida, sin embargo ocasionalmente, Orbelina vendía arreglos florales para fechas especiales. Así descubrió la importancia del comercio de las flores naturales y artificiales y decidió especializarse en este rubro. “Las flores traen alegría y por eso se venden más”, menciona.

Sus empleados la ven como una madre adoptiva, mientras Orbelina cree haber construido una nueva familia. /Foto de Diana García.
Sus empleados la ven como una madre adoptiva, mientras Orbelina cree haber construido una nueva familia en este centro comercial.

Orbelina cuenta con más de 10 colaboradores entre hombres y mujeres. Algunos tienen más de 20 años de trabajar con Orbelina. “Ella es como una madre para nosotros”, dice Reyna, una colaboradora de Variedades Orbelina. “Esta se ha vuelto mi familia”, agrega esta madre bonachona entre lágrimas de alegría.

El cariño de sus seres queridos y amistades hizo que las lágrimas de Orbelina brotaran. / Foto de Diana García.
Las canciones de Vicente, el cariño de sus seres queridos y amistades hizo que las lágrimas de Orbelina brotaran.

Este 10 de mayo, no pasó desapercibida, hijos, colaboradores y amigos decidieron rendir homenaje a la que se ha vuelto su ejemplo de superación y madre adoptiva.

Vicente, el charro que deleitó a Orbelina con canciones a la madre. /Foto de Diana García.
Vicente, el charro que deleitó a Orbelina con canciones a la madre.

Orbelina tuvo cuatro hijos. La mayor emigró del país con esperanzas de una mejor vida, el segundo hijo falleció ya hace años, el tercero aprendió el oficio y se dedica a trabajar con flores naturales en otro puesto independiente en el mismo mercado y el menor se ha vuelto su socio, amigo y administrador de los siete puestos que Orbelina posee en el mercado.

Son siete puestos administrados por Orbelina con la ayuda de dos de sus hijos y sus empleadas. /Foto de Diana García.
Son siete puestos administrados por Orbelina con la ayuda de dos de sus hijos y sus empleadas.

Vicente, un mariachi de profesión, quiso dar momentos de alegría a Orbelina en el Día de la Madre. Brindó un repertorio de canciones en honor a las madres con sus compañeros mariachis. “A madres como Orbelina que han sufrido la pérdida de un hijo es importante homenajearlas con algo alegre y hacerlas sentir que son especiales. Perder a un hijo es lo más duro que una madre pueda sufrir”, concluye Vicente.

No hay comentarios

Dejar una respuesta