Dos grandes obstáculos para el desarrollo de las juventudes rurales

0
240
Foto de Diego Beltrán. Decenas de jóvenes se reunieron recientemente en la UCA para analizar sus condiciones de desarrollo.

El Salvador es un país lleno de obstáculos para el desarrollo al que aspiran sus habitantes. Los jóvenes campesinos tienen su propia forma de ver esa realidad, para ellos hay dos grandes barreras difíciles de romper.

Por José Francisco Cerna

La decaída economía y la violencia son los principales obstáculos que enfrenta la juventud rural en su diario vivir, según algunos participantes en el Foro de Juventudes Campesinas: Retos y Oportunidades para la Juventud Campesina, realizado en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA).

La crisis económica afecta duramente a los jóvenes campesinos. De acuerdo con el estudio Bases Fiscales para el Desarrollo Rural en Centroamérica, del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), el 38% de los habitantes de la zona rural de la región centroamericana, viven en la pobreza.

Yo, como muchos jóvenes campesinos, tenía la visión de salir a hacer mi vida en la ciudad y no quedarme en el campo. Sin embargo la misma necesidad me llevó a quedarme en el trabajo de la tierra”, afirmó Eber Antonio Martínez, habitante de la zona rural del departamento de La Libertad.

Según relató, su situación económica lo obligó a dejar sus estudios universitarios para trabajar la tierra y, de esta forma, ayudar al sustento de su familia. Se siente orgulloso de trabajar y producir sus propios alimentos, pero admitió que los ingresos en el campo son menores que los de la ciudad, por lo que la remuneración por su trabajo apenas alcanza para cubrir sus necesidades básicas.

 

Foto tomada de http://agriculturers.com/. Las condiciones de exclusión ecónomica y social afecta a las juventudes campesinas
Foto tomada de http://agriculturers.com/. Las condiciones de exclusión económica y social afecta a las juventudes campesinas salvadoreñas.

Por otro lado, la joven campesina Carla Alvarado, declaró que las pandillas representan otra dificultad para su desarrollo, pues algunos jóvenes no pueden salir a sus parcelas por miedo a que estos grupos delictivos les hagan daño. Añadió que esta situación se agrava por la falta de apoyo hacia los jóvenes por parte de los gobiernos locales.

La relación entre jóvenes y violencia es un duro golpe para las juventudes. El informe “Juventud y Violencia” del Consejo Nacional de la Juventud de 2011 reconoce “la falta de oportunidades, el desempleo, la falta de educación, y las pocas oportunidades de participación como factores que predisponen al desarrollo de conductas violentas por parte de los jóvenes”.

Walter vive en la campiña del occidente del país, y con temor a revelar su nombre completo por la inseguridad, expresó su preocupación porque la delincuencia en su cantón está empeorando. “La policía sólo se mantiene en el centro del municipio, pero no penetran en las comunidades”, dijo. Él se vio afectado cuando delincuentes le robaron ganado y lo destazaron a la orilla de la calle. Sin embargo, las autoridades no hicieron nada al respecto.

Walter estudia segundo año de Bachillerato Técnico Agrícola, y hay algo más que lo agobia. Cuando vaya a la universidad sabe que enfretará también el obstáculo económico: “Yo sé que a veces sólo con lo del pasaje me voy a ir”, concluyó.


No hay comentarios

Dejar una respuesta