Comunica

Jueves, 17. Apr 2014
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Portada Salud Polución: eres el aire que respiramos

Polución: eres el aire que respiramos

E-mail Imprimir

En el primer trimestre del año se ha reportado un incremento en el número de enfermedades respiratorias en el área metropolitana de San Salvador. La explicación, según los especialistas, está en las altas concentraciones de gases tóxicos y partículas contaminantes en la atmósfera capitalina.

Por: César Ruiz

La polución en horas de la tarde es visible desde panorámicas como esta, desde el complejo polideportivo de la Universidad de El Salvador.

La contaminación del aire que respiran los salvadoreños en tres de las principales ciudades del departamento de San Salvador han encendido los focos de alarma debido a que por causa de estas partículas tóxicas se han  incrementado los casos de pacientes con enfermedades respiratorias en la red de salud pública.

A nivel nacional, para el primer trimestre de 2011, el Ministerio de Salud reporta 200 mil casos de infecciones respiratorias agudas y 5,000 de neumonía. Estos datos arrojan un aumento de 500 casos en las neumonías y un 5% más en el índice de cuadros respiratorios agudos respecto al mismo período de 2010.

Según las autoridades, el 45% de estos diagnósticos pertenecen a la red de salud pública del área metropolitana de San Salvador.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS),  el  70% del aire que respira la población urbana en San Salvador rebasa los límites de nivel de partículas suspendidas. En Centroamérica, la capital salvadoreña es - junto a Ciudad de Guatemala- la capital con peor calidad de aire en la región, y en 2008 estuvo entre las primeras cinco capitales latinoamericanas con mayor contaminación por polución atmosférica.

Efectos de la polución sobre la salud

La polución se define, según Elsom,  como “la presencia de gases y partículas en la atmósfera, resultantes de procesos catalizados por el hombre o por acción de la naturaleza, y que producen efectos negativos sobre los seres vivos y su entorno”. En El Salvador este fenómeno es mejor conocido como contaminación atmosférica y sus efectos inciden cada vez más en los diagnósticos de enfermedades respiratorias.

-Efectos en los pulmones a corto plazo:
Tos, dificultad para respirar, presión en el pecho, irritación de ojos.
A largo plazo:
Pérdida de capacidad pulmonar.
Desarrollo de enfermedades respiratorias en infantes.
Agravamiento de las enfermedades respiratorias existentes.
Muerte precoz de las personas que padecen de enfermedades pulmonares.

-En el corazón:
La contaminación debido a partículas también puede afectar al corazón, pasando de los pulmones al torrente sanguíneo. Estos efectos, a corto plazo, son los siguientes:
Arritmia.
Infartos menores.
- A largo plazo:
Agravamiento de las enfermedades cardíacas existentes.
Muerte precoz de las personas que padecen enfermedades cardíacas.
- Grupos sensibles a la contaminación atmosférica
Niños: debido a que sus pulmones aún se están desarrollando.
Al dedicarse más a actividades físicas, respiran más rápida y profundamente, de tal manera que inhalan más partículas. Los niños son los más perjudicados ya que ellos son propensos a sufrir de enfermedades como asma y otras.
Adultos mayores: pueden padecer de enfermedades cardíacas o pulmonares no diagnosticadas.
Personas con enfermedades cardíacas o pulmonares existentes: estas enfermedades se agravan debido a la contaminación atmosférica.
 Personas que ejercitan o trabajan al aire libre: respiran más rápida y profundamente en comparación a los adultos sedentarios, inhalando así más partículas.

Fuente: Bibliografía proporcionada por René Barriere.

Los Ministerios de Salud y medioambiente han detectado que el principal núcleo de contaminación en el país lo conforma el Área Metropolitana de San Salvador con tres polos de emisiones: Soyapango, el centro de San Salvador y Santa Tecla.
 En comparación con el resto del país, la ciudad capital aporta un 32% de la contaminación que afecta la calidad del aire a nivel nacional.

Según los expertos, las emisiones de gases tóxicos (industria, transporte, quema de leña) en un primer momento no suelen ser tan nocivas para la salud debido a que los contaminantes son liberados al aire. El verdadero problema radica cuando todos los contaminantes emitidos regresan de los niveles estratosféricos de la atmósfera para ser absorbidos por todos los seres vivos, ya sea en forma de polución o en ácidos (estos últimos se generan de la reacción entre el agua lluvia y los agentes químicos presentes en el aire).

Este efecto cascada es tan nocivo que incluso se ha detectado que es el principal causante de la corrosión y deterioro de la mayoría de monumentos nacionales ubicados en las plazas públicas de la capital. Ni que hablar del daño a las vías respiratorias de la población capitalina.

Francisco René Barriere, internista de la clínica asistencial de AGEPYM, asegura que la mayoría de cuadros respiratorios que consultan proceden de zonas con altas concentraciones de contaminantes gaseosos como Soyapango, Apopa, San Marcos y el centro capitalino.

“Acá la consulta es un reflejo de lo que se vive a nivel nacional. Desde finales del año pasado se ha registrado un incremento en casos de enfermedades respiratorias y creo que la contaminación del aire tiene que ver mucho”, remarcó Barriere. El especialista en Medicina Interna aseguró que de 140 pacientes atendidos cada quincena, aproximadamente 78 llegan con malestares respiratorios de normales a moderados.

Con los cuadros clínicos al alza, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN)  monitorea la calidad del aire del Área Metropolitana de San Salvador en tres puntos. Alberto Fabián Aguilar, Técnico en Polución y Calidad del Aire aseguró que las zonas que se monitorean son las tres con peor calidad del aire.

 “Monitoreamos la zona de Soyapango, San Salvador centro y en el área de San Salvador Oeste (el área de salida hacia Santa Tecla). El monitoreo que se hace es de gases y partículas. Los gases monitoreados son el dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno. Por el lado de las partículas se monitorean las PM10 y PM2.5 (inferiores a  2.5 micrómetros)”.

Las partículas PM 10 y PM2.5 son elementos presentes en las atmósferas contaminadas. Ambas caben en el grosor de un cabello humano. Sin embargo, las más peligrosas son las PM2.5 por su menor tamaño (aproximadamente 1/20 de micrómetro) y porque penetran de manera fácil los pulmones, dando lugar a complicaciones en pacientes con asma, tuberculosis y neumonías.

¿Por qué se contamina el aire en San Salvador?

¿Cómo se contamina el aire de la ciudad? La respuesta es que se contamina de distintas formas y afecta a todos sin importar categorizaciones. “El proceso es simple”, afirma Eugenia Gamero de Ayala,  ingeniera química de la Universidad de El Salvador.
“Se comienza con los tipos de fuentes de contaminación atmosférica. En El Salvador tenemos dos: fuentes fijas y fuentes móviles. Para ser sincera, prevalecen las fuentes móviles con un 60% de emisiones”, aseguró.

Según los expertos,  las fuentes fijas  se tratan de todas las emisiones lanzadas por la industria o instalaciones permanentes y las fuentes móviles son emisiones causadas por todos los vehículos automotores o de otro tipo de transportes en movilización continua.

Gamero de Ayala ha estudiado este tema por años. Ella asegura que en San Salvador existen tres momentos del día en los cuales se alcanzan los picos de contaminación atmosférica. “El primero suele ser durante las primeras horas de la mañana, luego le sigue el del mediodía y finaliza con el pico de las cinco de la tarde, cuando el celaje se ve rojizo”, enfatizó.

Los gases contaminantes detectados en las mediciones de calidad del aire en el Área Metropolitana son el dióxido de azufre, óxido de nitrógeno y el monóxido de carbono, todos generados por combustiones incompletas, uso de combustibles con elementos tóxicos de alta concentración y quema de materiales derivados del petróleo como plásticos, caucho y resinas.

Los autobuses del transporte colectivo son los principales emisores de contaminación hacia la atmósfera en San Salvador. Un 60% de las partículas de monóxido de carbono presentes en el aire provienen de la mala combustión de autobuses y microbuses.

Aún así, para Gamero de Ayala existen otras sustancias más peligrosas que probablemente se hallan en la atmósfera, pero que no pueden ser monitoreadas por falta de equipo tecnológico de punta. Se refiere a las Dioxinas, que se generan a partir de la combustión del cloro. “Las dioxinas son peligrosas, más que el monóxido de carbono o cualquier otra sustancia. Por nuestro perfil no dudo que las tengamos en la atmósfera, pero no tendremos certeza hasta que podamos monitorearlas, para ello se necesita hacer una gran inversión”, aseguró.

En esto coincide Ricardo Navarro, del CESTA. “Aquí lo que debemos de hacer es tratar de reducir esas emisiones al mínimo. Hay cosas que se deben prohibir en este país. ¿Cómo es posible que las autoridades de este país no prohíban la quema de basura, por ejemplo?”, cuestionó Navarro, al explicar que las personas recurren a la quema de basura por el afán de deshacerse de ella sin saber que da lugar a la generación de gases más tóxicos como las dioxinas.

Y mientras las mediciones esperan, y la contaminación aumenta, el médico Barriere explica que a los pacientes con cuadros agudos de enfermedades respiratorias les es más difícil recuperarse. 

“Las recomendaciones que se dan son casi siempre todas aquellas que están al alcance del paciente, aquellas en las que él puede ejercer efecto, pero se está dando el fenómeno que cada vez  es menos la posibilidad de acatar las recomendaciones porque el ambiente en el que vive es viciado”, puntualizó.

Actualizado ( Jueves, 28 de Abril de 2011 15:35 )  

Foto de la edición

 

Madres de dos mundos

Una joven indígena prepara a su hijo para las celebraciones del Viernes Santo, mientras q...