Estudiante UCA representó a El Salvador en Barranquilla 2018

0
315
Beatriz Acosta ha sido once veces campeona nacional de gimnasia y estudia cuarto año de Ingeniería Industrial en la UCA. /Foto cortesía de Beatriz Acosta.

La estudiante de la UCA Beatriz Acosta participó en los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados recientemente en Barranquilla, Colombia. La gimnasta rítmica y once veces campeona nacional comentó su vivencia en el evento.

Acosta estudia cuarto año de Ingeniería Industrial en la UCA y tuvo su tercera participación en este tipo de competiciones, y esta vez terminó en la posición número 14 de la justa.

Con 22 años edad es un referente de la gimnasia rítmica en El Salvador, es campeona nacional en su disciplina desde 2007, ha sido campeona centroamericana y panamericana de clubes, además de haber participado en el Mundial de 2013. Comunica la entrevistó para ahondar en su experiencia en Barranquilla, su faceta como atleta y estudiante.

Por Ricardo Escobar

¿Cuéntanos cómo te trató Barranquilla?

La verdad que súper bonita la experiencia, cada vez hay más nivel olímpico, se miran más campeones mundiales y que fueron a las olimpiadas.

¿Cuántas competencias tuviste contando las clasificatorias e instancias finales?

Tuve cuatro apariciones en tres días, el último día ya no participamos nosotras, sólo clasificamos en conjunto pero individual no pudimos.

¿En qué modalidades o aparatos de gimnasia rítmica participaste?

En las cuatro obligatorias: aro, pelota, clavas y cinta.

¿Cuál es la que se te hace más fácil?

Es bien difícil, porque uno piensa en una modalidad, pero en la competencia te sale el que nunca pensabas que te iba a salir. Pero en esta competencia me quedo con cinta o clavas.

¿Cómo fue el resultado fue al final?

La verdad que las expectativas que teníamos no se llegaron a cumplir, estuvimos muy abajo de lo que esperábamos. No tuvimos ningún fogueo la verdad, esta fue nuestra primera competencia internacional de este año. No nos habíamos medido, llegamos a pensar cómo era el nivel, pero no llegamos a obtener las notas que queríamos obtener, y como no tenemos ningún juez… El Salvador es el único país sin juez en la mesa, eso fue muy difícil. Aún así intentamos dar lo mejor para no tener notas bajas, eso fue complicado.

¿Qué sentiste al convivir con los mejores atletas de diferentes deportes?

Es bien emocionante la verdad, como que te llena la pasión que tenés por el deporte, es como que no tiene límites, todos se esfuerzan e intentan ser los mejores, a veces sale, en otras no. Se nota la reacción que tienen los atletas de alto rendimiento. En países como México es súper fuerte y rápida la reacción, cuando van mal están psicológicamente preparados para voltear cualquier resultado. Para nosotros es súper bueno ver esas experiencias, pues no contamos con psicólogos y un equipo técnico detrás nuestro. Es interesante ver eso para que crezca el deporte en nuestro país, esas son necesidades primordiales.

¿Cómo es la preparación de una gimnasta para este tipo de competencias? En mi caso que estudio y entreno de tres a cuatro horas todos los días hasta sábado, la preparación se divide en tres áreas: física, técnica, entreno y ballet. Estudiamos y entrenamos todos los días de la semana.

¿Cómo es tu rutina diaria?

Dependen de mis horarios de la universidad. Lunes, miércoles que tengo materias en la mañana, entreno por la tarde de 3.30 a 7.30 u 8. De lo contrario entreno en la mañana de 9 a 12 y luego voy a clases, donde tengo chance ahí voy.

¿Piensas que necesitas más tiempo para entrenar?

Sí, eso sería lo mejor. Todos los países donde se práctica de forma sería y profesional entrenan ocho horas diarias. Entonces, nosotras prácticamente solo hacemos un turno, mientras ellas hacen el doble. En países como México les pagan por entrenar o tienen becas.

No es tu primera vez en Juegos Centroamericanos ¿Cuántas participaciones llevas? y ¿A dónde has ido?

En Mayagüez, cuando fue en Puerto Rico en 2010, la gimnasia rítmica aún no estaba establecida de lleno por lo que la sede para la disciplina fue en Bogotá Colombia, luego para el 2014 estuvimos en los juegos de Veracruz, México y ahora éstos en Barranquilla.

¿Qué dejó para Beatriz éstos juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla?

Mucho, fue una gran experiencia la verdad. Me sentí muy orgullosa de lo que hice, en el sentido de que en cada juego me siento más madura en el tapiz, haciendo mis rutinas con más seguridad y tranquilidad, menos ansiosa.

La experiencia fue muy bonita. En realidad en esa semana que estuvimos participando me sentía como una deportista de élite, porque tuve al alcance mi fisioterapista, doctor, psicólogo, gracias al Comité Olímpico; entonces me sentí como una atleta de alto rendimiento, quisiera poder haberme dedicado y tener esas posibilidades siempre, fue muy top la competencia.

¿Qué significa para tí la gimnasia?

Pues mi vida, porque lo practico desde hace 16 años, entré a los cinco años, entonces realmente es como mi carrera, me he dedicado de lleno a esto.

¿Qué es lo que más te gusta de la gimnasia rítmica?

Me gusta eso de que es un deporte individual, entonces siempre las metas son tuyas, no es ningún rival en equipo como el baloncesto o cualquier deporte de equipo, todo es contra vos misma y te toca superarte a vos misma, eso me gusta del deporte, que es tuyo, tu esfuerzo y aunque no se den las cosas siempre tenés que dar lo mejor.

¿Cómo es la preparación mental de un gimnasta?

Es bien difícil para una gimnasta. Hasta esta competencia he tenido apoyo de psicólogos, nunca había tenido. Creo que para nosotras lo principal es estar enfocadas en tus tareas, dos tareas específicas y nada más. No pensar en que si los jueces o el público te están viendo, estar sumamente enfocada en el aparato, en lo que vos querés cumplir en terminar tus tareas como sea. Creo que es lo primordial, como estar en un cuadrito y sentir que no hay nadie al rededor tuyo, sin distracciones.

¿Tienes algún ritual antes de las competiciones?

Realmente, no. Siempre trato de no sentirme como en una competencia, trato que sea como un día normal, no me gusta que me digan ” buena suerte “, sino que sea como un día normal, tranquilo, me gusta que esté pacífico todo. Quizás mi ritual sea estar una media hora antes para calentar, escuchar música…

¿Qué tipo de música escuchas en esos momentos?

La más movida que puedo, que me quite todos los nervios, que me haga disfrutar lo que está pasando en el momento y no pensar en lo demás. Lo que pasa es que nosotros competimos con música, entonces todo el tiempo estamos escuchando la música del contrincante, pasa una y la estás escuchando… Entonces me gusta ponerme los audífonos para no sentir que estoy en competencia.

Me imagino que el deporte te ha enseñado a ser disciplinada y metódica, nos podrías hablar sobre cómo haces para llevar a cabo todas estas actividades.

Como desde los cinco años estoy en la gimnasia me ha costado mucho decir adiós al deporte y enfocarme en el estudio, no puedo, siempre tengo que llevar el deporte a la par, la verdad con mucho sacrificio paso en limpio todos los ciclos, tener buenos grupos de trabajo y estar enfocada en qué querés cumplir y que los primeros parciales sean tus mejores notas para no necesitar tanto en los últimos. Trato de cumplir con todo lo que me piden y ser disciplinada. Estudio cuando tengo tiempo libre en la U, hago la tarea que me dejaron para ir a entrenar en la noche, para repasar lo que no entendí e ir haciendo mis tareas, sin tiempo para nada más.

¿Qué se siente representar a tu aula, universidad, y país?

La verdad es que en la Universidad casi nunca he tenido apoyo, realmente nadie sabe que hago gimnasia y que represento al país, porque no soy mucho de llamar la atención.

¿Te gusta pasar desapercibida con tu carrera de gimnasta?

Es que toda mi vida en el colegio me llamaban para que hiciera presentaciones, entonces en la U intenté no llamar la atención para que no me pusieran de entrada si me necesitaban (entre risas).Pero quizás como es tan grande la UCA también…No muchos de mis amigos saben y no tengo tantos amigos en la Universidad… (en tono de risa), no me queda mucho tiempo. Me ha costado mucho hacer relación en la U. El tiempo de ellos es muy distinto al mío.

¿Cómo fue el regreso al país luego de Barranquilla?

Uno se queda con ganas de quedarse en la vía, porque uno está en un ambiente que no se vive acá en el país, realmente el apoyo al deporte es bien mínimo aquí. Allá tenés esa sensación de ser atleta. No sé, siempre me siento una persona más en la U, sólo soy estudiante de ingeniería. (En el deporte) siempre me siento como en algo que siempre quiero pertenecer, siempre quiero ser parte del equipo de acá de El Salvador. Llevar en alto al país es la forma más bonita de hablar bien del país, haciendo deporte.

¿Cuál ha sido tu experiencia más inolvidable?

Mi primera Copa Panamericana de Clubes acá en El Salvador, fue mi primera competencia internacional cuando tenía 10 años y gané dos bronces, vinieron muchos países de todo el continente, además tuve una entrenadora búlgara, fue como entrar más en materia de deporte, ya no como hobby. Fui la novata del año.

¿Qué implementarías de la organización de los juegos de Barranquilla en la Federación de acá?

Quizás lo principal son las instalaciones, son bien escasas para nosotros, además de implementar un método de más alto rendimiento de talentos, porque la gimnasia exige desde muy temprana edad explotar el talento de un niño, no se ha tomado en cuenta ese factor de tener una banca para tener buenos resultados. En estas competencias grandes en las que te enfrentas a mundialistas, no es un trabajo de un año o meses. Esto tiene que ser desde que entrenas y si ves talento en una niña, comenzar con la metodología necesaria para obtener resultados, en general que tengan visión, eso es lo más importante.

No hay comentarios

Dejar una respuesta