El drama humano de los despedidos en Santa Tecla

0
392
"La trinchera" es el sitio donde permanecen día y noche los trabajadores despedidos en espera de una solución a su problema laboral. /Foto de Mónica Flores.

A un mes de que la alcaldía de Santa Tecla suprimió 154 plazas de hombres y mujeres que llevaban entre 25 y 35 años laborando en la Unidad de Desechos Sólidos, un drama humano se percibe en los afectados que todavía se mantienen en las afueras de la municipalidad, en un espacio al que llaman “trinchera”, donde junto a sus familias pasan día y noche esperando que su situación sea resuelta.

Por Mónica Flores

Los servidores públicos piden a las autoridades municipales que respeten sus derechos como trabajadores y se instale una mesa de diálogo, basándose en la Ley de la Carrera Administrativa. “Nos reunieron y nos dijeron que el departamento de Desechos Sólidos se suprimía, por lo tanto, también las plazas, porque han contratado una empresa privada, llamada TECLASEO y otra asociada, que vendría a realizar nuestro trabajo. Tengo 33 años de trabajar en la alcaldía y de indemnización me están dando 12 salarios”, dijo Alexis Hernández, secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de la Alcaldía de Santa Tecla (SITRAMSAT).

El artículo 53 y 59 de la Ley de la Carrera Administrativa Municipal establecen que en caso de supresión de departamentos o plazas los empleados deben ser indemnizados conforme al tiempo laborado o deberá ofrecérseles la incorporación a empleos similares.

“Nos dijeron que todos los trabajadores a quienes nos suprimieron las plazas pasaríamos a trabajar para TECLASEO, pero no fue así, de parte de la alcaldía solo nos dieron una recomendación laboral, pero no un nuevo contrato de trabajo. Nosotros somos el sostén de nuestras familias, yo pago la carrera de mi hija con mi trabajo, ahora ya no lo puedo hacer”, asegura Arely Mejía, una de las despedidas.

Mujeres despedidas y algunas esposas de afectados cocinan los donativos recogidos a diario entre los comerciantes de la zona y personas solidarias. /Foto de Mónica Flores.
Mujeres despedidas y algunas esposas de afectados cocinan la comida con los donativos recogidos a diario entre los comerciantes de la zona y otros tecleños solidarios. /Foto de Mónica Flores.

“A mi esposo le quitaron el trabajo, tenemos seis hijos y vivimos de un solo sueldo. Tenemos familiares enfermos que dependen de nosotros. Nos mantenemos acá y comemos de las donaciones de alimentos que las personas de buena voluntad nos hacen. Mientras esperamos respuesta y se respeten los derechos que como empleados tienen”, dijo Teresa Ramírez, esposa de uno de los trabajadores despedidos.

Por su parte el gerente legal de la municipalidad, Rafael Henríquez, asegura que la supresión de plazas se realizó conforme a la ley y que les pagaron su indemnización más el fuero laboral. “Se hizo la supresión del departamento de Desechos Sólidos, bajo un estudio técnico, financiero y legal. Aunque las personas a quienes se ha indemnizado justamente son 65, porque los demás no lo han aceptado, ellos piden que se les incorpore nuevamente a sus puestos de trabajo y no se puede, porque el departamento ya no existe, por eso se les ha firmado su cheque que corresponde a la indemnización para que pasen a tesorería a recogerlo.”

Los que permanecen en "La trinchera" sobreviven de la solidaridad de los tecleños y comerciantes de la zona. /Foto cortesía del sindicato de trabajadores municipales.
Los que permanecen en “La trinchera” sobreviven de la solidaridad de los tecleños y comerciantes de la zona. /Foto cortesía del sindicato de trabajadores municipales.

Algunos despedidos tienen sus colchones, ropa, productos de primera necesidad, cocina de leña, para atenderse en la “trinchera”, en donde se han ubicado para esperar una solución del caso.

“Son 154 familias afectadas, por tanto, pedimos el reinstalo de los trabajadores y el apoyo de las autoridades. La ministra de Trabajo y Previsión Social, Sandra Guevara, nos visitó y exigió que se nos instalara en los puestos de trabajo, pero al final se declaró incompetente ante el caso. Así mismo, Raquel Caballero, Procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos sugirió se cree una mesa de diálogo, como forma de respeto al trabajo, sin embargo, las autoridades de Santa Tecla han hecho caso omiso”, sostuvo Hernández.

Adolfo Ramos, Secretario de la Asociación de Trabajadores Municipales (ASTRAM) sostiene que los despidos son injustos y con falacias, movidos por intereses económicos. Lo que les ha obligado a manifestarse y mantenerse en la “trinchera”, esperando una incierta respuesta.

No hay comentarios

Dejar una respuesta