De juego a paliza, Pokémon Go

1
3687
Agente de la PNC de Santa Tecla realiza registro a jóvenes jugadores de Pokémon Go, a quienes terminó agrediendo de manera física y psicológica. /Foto cortesía de Hato.

Lo que sería un evento especial para los jugadores de Pokémon Go en el municipio de Santa Tecla se convirtió en un abuso de autoridad, por parte de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), quienes hicieron uso excesivo de la fuerza al registrar a los jugadores, reteniendo a uno de ellos por más de una hora en una delegación policial.

Por Fernando Polío

Un grupo de más de 50 jóvenes se reunieron el sábado 3 de noviembre en Santa Tecla para jugar Pokémon Go, ya que se estaba realizando un evento internacional en dicha plataforma digital. Lo que ellos no esperaban, es que agentes policiales salieran de la Inspectoría General de la PNC, que está justo frente de la Iglesia San Antonio, para hacer abuso de su autoridad. Dos de ellos fueron agresivos durante el registro, al punto de darles golpes.

Mardo Ventura comenta que entre las 2:10 y 2:15 de la tarde de ese día, los agentes se les acercaron y les pidieron sus documentos. “El oficial me pegó una patada en el tobillo. Nos dejó ahí (a un grupo de más de 20 jugadores) y se fue a la delegación que está frente a la iglesia”, afirmó.

Johnny Rodas, paciente de insuficiencia renal crónica, fue uno de los agredidos esa tarde. “El agente ´gordo´ era muy prepotente y nos empezó a insultar y a decir que éramos vagos sin oficio y nos preguntó que qué hacíamos, que si éramos pandilleros”, relató Rodas.

Detalles del abuso policial

Rodas relató a Comunica los detalles del abuso policial, cometido en mayor parte por el agente “gordo”, cuya identidad se desconoce porque se tapó el número de identidad ONI: “Yo tengo insuficiencia renal crónica, por eso tengo un catéter en el abdomen, que es donde me hago las diálisis. Le dije que era paciente renal, sin embargo el agente me apretó en la zona. Siguió como si nada y ofendió a todos los demás”. El paciente afirmó que los tuvieron más de media hora bajo el sol, pero luego les devolvieron los documentes de identidad, aunque se llevaron a uno de ellos.

Los agentes policiales se llevaron a la delegación al joven Mardo Ventura. El agente que se lo llevó (quien tiene el indicativo “Unicornio”) y le dijo que no lo llevaría preso. Sin embargo, le ordenó que se desvistiera hasta quedar en ropa interior, para ver si tenía algún tatuaje.

Según el abogado del Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA), José Elí Callejas, en primer lugar el agente que hace esto comete el delito de lesiones cuando maltratan a las personas, ya sea física o emocionalmente. “Para eso hay que ir a Instituto de Medicina Legal para que le hagan algún peritaje para ver el daño que le hicieron física o mentalmente y luego proceder a hacer la denuncia”, explicó.

Además, los agentes acusaban a Ventura de consumir drogas. La víctima le dijo a su interrogador que le estaban ofendiendo con esa afirmación. Le repitieron que no lo llevarían preso, pero que sí le levantarían una ficha. Hicieron la ficha pero no le dieron una copia de lo que habían declarado.

El abogado Callejas comentó al respecto: “Una ficha policial se puede levantar únicamente cuando un juez le pide a la policía o a la fiscalía que lo haga, y no solamente porque un agente sospecha de que se ha cometido un acto delincuencial”.

Callejas afirmó que “eso no debe ser un registro delincuencial de la persona, porque se le violentan los derechos, como la intimidad o la dignidad, porque aparecerá en su registro que ha cometido un hecho delictivo”. Conccluyó que en estos casos la sospecha no es suficiente para levantar una ficha incriminatoria.

El especialista en leyes recomienda a los ciudadanos que ante un abuso de autoridad se debe recordar que toda persona goza del derecho de inocencia, estipulado en el artículo 12 de la constitución. “Desde el momento que una autoridad se acerca lo primero es preguntarle cuál es el objetivo de él, si lleva una orden judicial o una orden administrativa o bajo qué términos actuará, porque no puede actuar deliberadamente solo porque sospecha”.

El agente que temía que Pokémon Go fuera diabólico

Al final de la retención en la cede policial el joven Ventura fue liberado, después que el agente “gordo” le hiciera una serie de preguntas sobre el juego Pokémon Go. “El agente afirmó que eso era del diablo. Me cuestionaron incluso que por qué era en la iglesia, que eso representaba una falta de respeto”. Sus captores se burlaron de él porque lo veían “mayor” para jugar con esa aplicación.

Pokémon Go es un videojuego de aventura de realidad aumentada que se descarga en soportes digitales, y consiste en buscar, capturar, y luchar con los personajes de la saga Pokémon. En El Salvador hay comunidades virtuales dedicadas a este juego.

Rodas comentó que en el momento que los dejaron ir, los amenazaron diciéndoles que los podían “detener por asociaciones ilícitas si ellos querían o por terroristas, incluso por pandilleros”. Todo si ellos quisieran. “Gran abuso de autoridad que hicieron, porque que te estén ofendiendo y aun explicando el problema de salud que tienes, es bien delicado”, recalcó el joven.

Los miembros de la Comunidad de Pokémon Go de Santa Tecla están tomando medidas para evitar que estos abusos vuelvan a ocurrir. Están pensando incluso en identificar a sus miembros. Esperan que los agentes policiales no vuelvan a cometer estos actos en contra de la comunidad.

1 Comentario

  1. Lo que deben hacer es unirse, solicitar ayuda de un abogado y entablar una demanda formal en contra de ese mal elemento policial. Como consejo, para la próxima evítense salir con esas camisitas del alianza y otras por el estilo como lo muestra la foto, pues realmente logra que se preste a malos entendidos y facilmente sean identificados como mareros. Igualmente el tipo ese no tenía derecho a abusar así de su autoridad. Espero no lo dejen ahí y hagan valer sus derechos contra bestias como esa.

Dejar respuesta