“Nada es cien por ciento seguro en seguridad digital”, afirma Pablo Acuri, experto internacional en el tema, quien viaja dando cursos a periodistas para que aprendan a proteger su identidad en la red.

Por Ricardo Escobar

La seguridad digital es un ámbito de mucha importancia actualmente. La mayoría de personas cuenta con información personal en distintas aplicaciones, sitios web y bases de datos en línea. Es necesario que los usuarios protejan sus datos, pues en cualquier momento pueden ser víctimas de un hacker que manipule la información de su vida privada.

El técnico en Redes y Seguridad Informática, José Orellana, define al hacker como “alguien que detecta vulnerabilidades en un sistema o computador”. Este puede utilizar la información con fines de mitigación o mejora del sistema, y son conocidos como “sombrero blanco”. Y por otro lado existen los denominados “sombrero negro”, que tienen motivaciones relacionadas al dinero, fama, odio, entre otras.

Los hackers no solamente pueden infiltrarse en un computador. También buscan vulnerabilidades en otro tipo de sistemas como: tarjetas electrónicas de acceso y controles en casetas de vigilancia. Un hacker siempre buscará la debilidad en un sistema, afirma Orellana.

Un hacker “sombrero negro” podría atacar a una persona enviando a través del chat de la víctima declaraciones que ella no ha escrito. En otros casos realizan montajes de fotografías para denigrar a una persona determinada. Todo lo anterior puede llevar a una repercusión social que afecte el empleo y las relaciones personales, o dañar la imagen pública de la persona agredida.

En el país, la mayoría de personas no se toma muy en serio el tema e ignoran muchos controles de seguridad que los hacen vulnerables ante un atacante o (hacker). Este tipo de descuidos puede comprometer las contraseñas de acceso a cuentas bancarias o a bancos de información personal. Por lo que se debe realizar diferentes acciones para mitigar las vulnerabilidades.

Seguridad-Digital2
Diseño por Natalia Guzmán

Según el experto argentino,“la seguridad digital son herramientas y hábitos que deben garantizar disponibilidad, integridad y confiabilidad”. Además, menciona que nada es cien por ciento seguro en dicho ámbito. No se fía de una completa protección de los datos de los usuarios, dado que los hackers siempre encuentran nuevas maneras de robar información.

Acuri hace hincapié en la importancia de las contraseñas. Revela que los hackers pueden romper con estas claves por fuerza bruta (probar por medio de todas las combinaciones de caracteres hasta que se logre dar con el objetivo), cruces de palabras de diccionario con el mismo fin, y por medio de ingeniera social (se encuentra por medio indagación de datos personales de la víctima).

Aunque no exista alguna medida totalmente eficaz, Acuri menciona que “la seguridad digital es un hábito” y se tiene que revisar constantemente. Las contraseñas se tienen que modificar al menos una vez al mes. Conviene no tener la misma contraseña para diferentes cuentas. Destaca que la longitud de las claves es más importante que la combinación de letras, signos y números, pues una clave extensa requiere mayor cantidad de tiempo para descubrirse.

Por su parte Orellana agrega otros consejos para mejorar la seguridad digital: no registrarse en servicios innecesarios y páginas de dudosa procedencia, ser precavidos en las fotos y publicaciones que se hacen en redes sociales, mantener los sistemas de antivirus actualizados, no compartir las contraseñas con otras personas, aunque sean cercanas y evitar conectarse en redes que solicitan formularios para ingresar.

Actualmente la expansión de los servicios digitales facilita muchas actividades, pero al mismo tiempo nos hace involucrar más información personal en la red. Los hackers se aprovechan de dichos datos para su propio beneficio. Lo más recomendable es abstenerse de crear cuentas en sitios y aplicaciones innecesarias, simplemente ingresar a lo que verdaderamente se necesita, para no correr el riesgo del hacking.

No hay comentarios

Dejar una respuesta