Portada Multimedia Edición actual    
 
 
Portada / Noticias

 

 
 

¿Finca o urbanización El Espino?, la manzana de la discordia

Por Vanessa Batres
Periodista

Tras la bandera del desarrollo proyectos de urbanización asedian El Espino.

Foto: Vanessa Batres

La depredación de la Finca El Espino ha perjudicado a la fauna silvestre que habitaba esa zona. Cada vez son menos aves que anidan en el lugar

La Finca El Espino se ha convertido para muchos en una botija de dinero donde emprender proyectos para el desarrollo. Para otros es un tesoro ambiental que preservar y algunos lo ven simplemente como su medio de subsistencia. Lo cierto es que su división le ha cobrado la vida.

El Espino cuenta con una extensión 1, 100 manzanas en una zona céntrica que atrae miradas de los inversionistas. Por otra parte, un estudio realizado por el periodista y escritor del libro “Anatomía de un Crimen Ambiental”, Ernesto Martínez revelaba que para el año 2003 beneficiaba a 2 millones de habitantes entre los que se encontraba el abastecimiento de agua y la purificación del ambiente.

A partir el pastel

En 1995, el gobierno le vendióa la Asociación Cooperativa “El Espino (productora de café) un total de 686 manzanas con 3 mil 846 varas cuadradas a un total que asciende los 6 millones de dólares. Tal deuda los obligó a vender parte de sus tierras. Entre ellas 55 manzanas para la construcción de un campo de golf. La otra parte de La Finca fue devuelta a sus antiguos propietarios, los Dueñas quienes a su vez habían vendido una parte a Grupo Roble S.A. de C. V. para un proyectos urbanos.

En 1998 el diputado del PCN (aliado de ARENA en la Asamblea Legislativa), Dagoberto Marroquín expresó “los terrenos de El Espino no poseen gran valor económico porque no están urbanizados”. Ese mismo año El Espino fue dividido. El Consejo de Ministros aprobó donar ocho manzanas a la universidad privada “Dr. José Matías Delgado”y cuatro a la Fundación Empresarial de la Educación, (FEPADE). Otras 100 manzanas fueron compradas por el gobierno y en ellas han construido Cancillería, la Escuela Militar, entre otros.

“El problema cuando se depreda un ecosistema es que se genera un desequilibrio ambiental. Hay escasez de agua, la contaminación ambiental aumenta, las inundaciones en épocas de invierno se vuelven severas debido a la poca capacidad de absorción de la tierra. Esto es un cambio irreversible y las futuras generaciones tendrán que cargar con esto”, expresó el Agro-ecólogo, Ricardo Vaquerano.

En mayo de 2003 La Asamblea Legislativa emitió dos decretos: el 432 estableció la protección del Espino como reserva forestal y de protección de suelo. En el 433 se le concedió tanto a la Alcaldía de San Salvador como a la de Antiguo Cuscatlán un total de 128.6 manzanas. El objetivo era que ejecutaran un proyecto de parque ecológico en el cual solo 5% de toda su extensión podía utilizarse para construcciones civiles.

El trago amargo

Foto: Vanessa Batres

María Herminia Inglé, habitante desde hace 35 años de la Finca El Espino, teme por posibles desalojos

La alcaldía capitalina en el año 2006 demandó al gobierno, a las constructoras y al Ministerio de Obras Públicas (MOP) por delitos forestales y usurpación cometidosde 4.3 manzanas de terreno en la zona de la Finca El Espino, propiedad de las comunas. Inicialmente se tenía pactado hacer esta obra de cuatro carriles y su ruta abordaría parte de la propiedad de los Dueñas y la Escuela Militar. Al final fue desviado “equivocadamente” y construyó una de seis carriles en tierras municipales. “Hubo un error de trazo”, expresó en su momento el Ministro de Obras Públicas.

“La comuna de Antiguo Cuscatlán no se pronunció en la demanda que interpeló la de San Salvador. Los terrenos pertenecen a ambas municipalidades y a ninguna se les solicitó permiso… Es una posición de entender por parte de la Alcaldesa, Milagro de Navas, porque no se puede oponer su partido y al ‘desarrollo’, como mencionan ellos”, expresó el Director de la Autónoma Finca El Espino de la Alcaldía de San Salvador, William Omar Marenco.

Por su parte el Presidente Saca ha intercedido para cambiar nuevamente el trazo como originalmente estaba planteado. “El daño es irreversible, era un área protegida. El Espino es una zona de alta recarga hídrica, alrededor de la finca se encuentran 15 pozos que alimentan aproximadamente a 1.5 millones de habitantes en el área metropolitana…. En cuanto a las 4.9 manzanas dañadas, se piensa construir el parque ecológico para uso de los civiles”, expresó Marenco.

Ha pasado más de un año. Hasta la fecha, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) no ha emitido ninguna resolución. “Extraoficialmente nos hemos dado cuenta que han recibido instrucciones que el caso sea engavetado”, acusó el representante el Director de la Autónoma El Espino.

Hasta la última migaja

Generaciones tras generaciones desde antes de la época Francisco Dueñas, quien subió a la presidencia mediante un golpe estado; habitaban y cultivaban el suelo de la Finca El Espino. Han hecho de estas tierras una forma de vida: cultivando y cortando café.

“Hace un par de semanas vino gente del gente del gobierno a censarnos para contar cuantas personas somos. Dicen que nos van a desalojar de aquí, que nos van a dar unas casitas allá por el área de la Sabana. Pero yo no sé si es cierto. A uno le prometen y al final no cumplen”, expresó María Herminda Inglé de 67 años, habitante de la Finca El Espino.

El Vocal del Consejo de Administración de la Cooperativa El Espino, Jorge Luis Díaz aseguró que el motivo del posible desalojo es debido a la imagen que quieren proyectar. “Aquí tenemos a Cancillería y a Relaciones Exteriores cerca. Como viene gente extranjera no les gusta que ellos vean estas “champitas”. Ya nos están aislando con tanto proyecto de urbanizacióny con tanta calle.Si logran sacarnos de aquí seguro lo utilizarán para construir”, expresó el directivo.

 

 

 

 

 

La otra denuncia
 
La Procuraduría para la Defensa de Los Derechos Humanos, en el 2006 denunció un total interés en definir quién tenía derecho sobre la propiedad, debido a que en 1980 a la familia Dueñas se le había expropiado las tierras de la Finca El Espino a raíz de la Reforma Agraria. Ello, relegó la importancia del debate sobre el uso del suelo, el ordenamiento territorial y la responsabilidad del Estado en la protección del medio ambiente.
 
   
 
La pérdida
 
En El Espino existía diversidad de árboles tales como, la Ceiba, el Amate, el Jocote, el Maguey, el Nance, el Caimito, etc,ello, convertía este bosque en un santuario de aves.