Portada Multimedia Edición actual    
 
 
Portada / Noticias

 

 
 

Método Cytotec: pastillas abortivas
Por
Diana Quiñónez
Periodista

Es un medicamento que alivia los problemas digestivos, pero la población lo usa para abortar.

"Son unas pequeñas pastillas… de aproximadamente 8 milímetros que contiene 200 miligramos de misoprostol. Son de color blanco y con forma hexagonal; de un lado lleva grabada la leyenda 1461”. Es la primera explicación de una página en Internet que ofrece este medicamento como abortivo. Además, describe cuál es el método a seguir, cuando su uso real debe ser el de sanar problemas gástricos.

El médico general, Roberto López, señaló que Cytotec contiene un tipo de prostaglandina que tiene una función en determinada mucosa o músculo del cuerpo. “En este caso está indicado para disminuir la secreción de ácido gástrico, o sea disminuye la gastritis”, dijo.

López aclaró que los mismos receptores de la prostaglandina en la mucosa del estómago están en el músculo del útero. “Por eso, una de las contraindicaciones es no usar en embarazadas, porque pueden empezar a contraer el útero y provocar un aborto. El misoprostol se usa a veces en hospitales de primer, segundo y tercer nivel para acelerar el trauma de parto en la embarazada, no como abortivo”, agregó el galeno.

“Cytotec es un protector muco-gástrico y ha sido mal utilizado para abortar, pero no tiene indicación terapéutica ginecológica, mucho menos para abortar”, afirmó el jefe de Especialidades Farmacéuticas del Consejo Superior de Salud Pública (CSSP), Rolando Peña.

Tanto el médico cómo el especialista farmacéutico del CSSP coinciden en señalar a Internet como un medio que se presta para desprestigiar el medicamento, aprovecharse de mujeres con embarazos no deseados e inducir al aborto.

El factor inductivo

“Lo vi en la web para saber de qué se trataba, luego de que una amiga me las mencionó”, manifestó Karla, una mujer de 25 años de edad que no quiso ser identificada. La joven utilizó Cytotec a las cuatro semanas de embarazo. “Mi novio fue quien las compró en una farmacia, después de recorrer tres seguidas encontró una en donde se las vendieron sin receta médica”.

Karla leyó sobre las consecuencias en un foro en línea, también consultó con un amigo médico quien le aseguró eran 100% efectivas, pero peligrosas. “Me contaron de varios casos, de esos de que conocen una amiga de una amiga quien lo hizo, a unas les salió bien y a otras mal. Aún así lo hice. Me tomé dos y me introduje otras cuatro (en la vagina), aunque me dijeron que eran sólo dos, quería estar segura”.

De igual manera, un joven, Raúl P., afirmó haber conseguido la dosis de cuatro pastillas vía Internet con un contacto en el interior del país. “Mi novia encontró un clasificado en una página de música y llamé, así como a otros; pero él me las dio más baratas (90 dólares). Al siguiente día nos vimos en un restaurante de comida rápida e hicimos la transacción. Al principio me las había ofrecido en 70”, aseveró Raúl.

El doctor López culpó, en parte, al nuevo medio de información virtual por el uso indebido de la prostaglandina: “A causa de él, se tiene acceso a mucha información de cómo usar Cytotec para abortar, cuánto es la dosis, cuándo empieza a hacer efecto, las semanas en las que es más eficaz. Incluso hay sitios donde cuentan experiencias”.

Durante la investigación, se buscó información por medio de la web. Con sólo escribir en el buscador la palabra Cytotec se encontró un millón 420 mil resultados relacionados con el tema. De 12 sitios consultados, ocho describen cómo utilizarlas para abortar, consecuencias, consejos, comercialización, foros, etc.

Medicamentos a la mano

El especialista del CSSP explicó que si bien Cytotec no es un producto controlado, sí está regulado. La diferencia es que el controlado está restringido y sólo puede comprarse bajo una receta especial que venden en el Concejo. “Así se sabe qué médico las recetó”, sentenció.

“Eso no está regulado, casi cualquiera compra sin receta, no te piden identificación ni nada”, advirtió el doctor López.

Sin embargo, Peña específico que es regulado desde febrero de 2007, cuando el CSSP lanzó un comunicado a propietarios de farmacias, personas naturales y sociedades para ordenar que se comercialicen contra receta blanca y sea retenida.

La receta blanca es aquella que da todo doctor. Según el comunicado es deber de las farmacias quedarse con el indicativo, para que no pueda comprarse con frecuencia; quienes no lo hagan serán sancionados. En el documento se especifica el uso al que ha sido destinado el medicamento y aclara que no es un abortivo.

Peña argumentó la no restricción de las pastillas con ejemplos: “Es como restringir los antigripales porque los usan mujeres para dormir hombres y robarles… si así fuera tendríamos una lista de cinco mil medicamentos restringidos”, expuso.

También defendió la postura al mencionar que existen parámetros para tomar medidas más drásticas. “Si fuese una droga adictiva, una medicina cuyo riesgo sea mayor que el beneficio o sea de mala calidad, entonces sí debe controlarse”. El farmacéutico abocó al sentido común y humanitario de cada quien y a sus libertades: “No puede andar prohibiéndose algo bueno porque alguien sabe que puede hacer mal con ello”.

La dependiente de una farmacia, ubicada sobre el Paseo General Escalón, San Salvador, comentó que los clientes preguntan por Cytotec. "Cuando pido la receta controlada como que se asustan y ya no preguntan”, dijo y enfatizó: “Si no trae sello y la firma del doctor no se vende, porque la usaban como un abortivo. Tienen que traer receta”.

Consecuencias drásticas

El doctor López advirtió de graves consecuencias para las que lo usan. “Lo menor es que tenga un aborto incompleto y queden restos de placenta o de feto dentro del útero. Con un pequeño residuo puede provocar una infección grave que incluso puede llegar a la muerte. Si queda algo dentro tienen que hacer un legrado. Si hay ruptura hasta puede ser que no llegue a tiempo de ser salvada en el hospital”, sostuvo.

“A mi novia le hicieron un legrado, porque el embrión no salió y el doctor dijo que la matriz queda débil”, confesó Raúl al mencionar también que tanto él como su pareja están arrepentidos.

El abogado Jorge Pineda aseguró que lo que hicieron estos jóvenes podría ser denunciado e incluso ser condenados a pagar con sentencia de dos a ocho años de prisión. “Es delito el sólo inducir al aborto”, advirtió Pineda y explicó que con inducir se refiere al solo hecho de proponer, aconsejar, facilitar los medios o bien practicarlo. “La ley castiga al que provoque o consienta que lo provoquen. Allí ya existe el dolo o intención, a eso se llama aborto propio o aborto consentido”.

En casos de aborto, la ley será más dura con quien lo indujere o practicase que con quien lo consienta, "aunque debe haber una denuncia privada para perseguir el acto", aseveró Pineda. "Si quien lo comete es médico o farmacéutico o si es el progenitor, le darán de seis a doce años de cárcel”.

Cytotec se comercializa hasta hoy como un “método eficaz” para el aborto; “hasta se encuentran guías de cómo es el proceso publicadas en la red, como si fueran recetas de cocina”, dijo Peña. Así lo consiguió y utilizó Karla. “Y lo seguirán usando niñas desesperadas de quienes se aprovechan personas sin escrúpulos”, sentenció López.

 

 

 

 

 

En resumen

 

Cytotec es un medicamento para el tratamiento de la gastritis.

Viene en presentación de 28 pastillas en frasco.

Su precio oscila entre 140 y 190 dólares.

Se comercializa en Internet como producto abortivo.

A la venta sólo con receta médica.

Su uso como abortivo es penado por la ley con cárcel.
   
 
 
Vínculos relacionados
 

CYTOTEC